¿Doy el salto como emprendedor o sigo como empleado?

Hay muchas personas que trabajan como empleados y fantasean con la idea de ser independientes. Ya sea porque consideran que su crecimiento ha llegado a un techo, que están en situación de riesgo laboral, o simplemente desean un cambio por no estar conformes con lo que hacen, es importante evaluar las chances antes de tomar la decisión y prepararse muy bien para emprender el camino. Algunas cosas a tener en cuenta:

Actitud frente al riesgo

Mucho más allá de la fuerza de voluntad, preparación y conocimientos, lo fundamental para triunfar como autoempleado es la actitud frente al riesgo. Si como empleado este es un problema de su empleador, como independiente será sólo suyo. Los que han tenido referencias de padres o abuelos que ejercieran actividades independientes están mucho mejor preparados para este viaje, vivieron entre “cazadores” y ven “la cacería” como algo natural y posible. En este caso, convivir con el riesgo de manera cotidiana será su gran motivador y generador de oportunidades. Si por el contrario le produce temor, es posible que la pase muy mal. Disfrute de la adrenalina como lo hace el surfista ante las grandes olas.

Apoyo de su entorno afectivo

Lanzarse a una actividad independiente requiere de una enorme energía física y emocional. Es importante que lo discuta y analice con su familia, explicando su proyecto y las ventajas que ve a futuro, pero anticipando también las dificultades por las que pasarán. Si no cuenta con la comprensión y apoyo de su entorno, el camino puede ser muy duro.

Actitud frente al fracaso

La vida del emprendedor presenta ventajas y dificultades, es raro el caso de un empresario que no haya fracasado más de una vez. Subsisten sólo los tenaces, quienes persisten y aprenden de los errores.

Elija su mercado y clientes objetivo

Mi padre decía “el éxito del cirujano depende de la elección del paciente”. No da lo mismo cualquier cliente, de ellos dependerán sus ingresos y son quienes deberán recomendarlo a terceros. Conozca en detalle las necesidades y comportamientos de sus clientes ideales.

Defina su propuesta de valor

Ponga en claro lo que sabe, le gusta y tiene para ofrecer, y agregue todo lo que necesitan sus clientes ideales. Sea atractivo para ellos. Arme un equipo que lo complemente en sus debilidades.

Evalúe ingresos y egresos

Haga números. No olvide que al ser independiente, todos los gastos e impuestos van por su cuenta. Calcule también el capital de trabajo necesario para hacer funcionar su actividad teniendo en cuenta que habrá descalces entre cobros y pagos.

Adopte una actitud vendedora de tiempo completo

Sepa cómo vender sus productos y servicios y cómo promocionarse. Usted es el único motor comercial responsable de su proyecto. Tenga varias estrategias para captar nuevos clientes y mantener felices a los actuales.

Si se decide por este camino, prepárese para una aventura sin límites. Si prefiere la relación de dependencia, esté atento a su desarrollo sin olvidar nunca que en tal caso sus principales clientes son sus jefes, colegas y colaboradores.

Marcelo Loustaunau
Ingeniero y Consultor de Empresas
marcelo.lou@advantio.com.ar